La pyme española es intensiva en innovación pero flaquea en digitalización El pequeño tamaño de las empresas y una falta de estrategia sigues siendo un lastre

Publicado el martes, 20 noviembre 2018

Faedpyme (Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa) ha presentado su Informe Pyme 2018. Y las conclusiones, bastante positivas teniendo en cuenta la década de crisis por la que ha pasado el tejido empresarial español, dejan en evidencia algunas lagunas que siguen mermando el crecimiento empresarial. El tamaño de nuestras empresas y una evidente indefinición en la estrategia de las pymes respecto a su digitalización son dos puntos a solucionar de manera urgente.

Núria Ribas / @oikit

Registro mercantil pyme

Que tenemos un tejido empresarial basado en los autónomos, las micro y las pequeñas empresas no es una novedad. Así sigue, porque el porcentaje de empresas medianas (ya no hablamos de más de 250 trabajadores) no llega al 9% del total de pymes. Es decir, de las 14.305 pymes que hay en España a día de hoy, solo 1.262 tienen entre 50 y 250 trabajadores, un porcentaje muy por debajo de otros países de nuestro entorno como Alemania o Francia.

Esto provoca que, lógicamente, el músculo empresarial de la mayoría de empresas sea limitado, con lo que se reduce su capacidad de crecimiento y, por tanto, de generación de empleo. Pero, a cambio, el estudio dirigido por Gregorio Sánchez, catedrático de la Universidad de Murcia, presentado ayer en Cepyme, pone en evidencia que las pymes españolas se han tomado en serio la inversión en innovación, especialmente en lo que se refiere a producto, más que a proceso.

Las pymes están desarrollando una intensa actividad innovadora, con casi el 75% de la muestra del estudio innovando en productos y servicios, un 70% en procesos y un 65% en gestión“, apunta el director del estudio. “El problema viene dado en la digitalización, donde se percibe que la pyme no tiene claro el objetivo de una inversión en este sentido y eso se traduce en cierta indefinición estratégica a la hora de decidir qué pasos dar en este sentido“, explica Sánchez.

El estudio se centra en cinco aspectos de la digitalización de las pymes: página web propia; plataforma de e-commerce; presencia activa en redes sociales; uso de programas CRM para la gestión de clientes; y aplicaciones ERP para la gestión integral de la producción. Como era previsible, el 83% de las pymes tienen página web, pero poco más del 42% tiene presencia activa en las redes. El uso de CRM y de ERP descienden al 38% y el 35%, respectivamente, y el uso de plataformas de comercio electrónico se derrumba a un dramático 19,7%. Dramático porque, especialmente en el sector del pequeño comercio y la hostelería, el cambio de hábitos del consumidor – que consume masivamente a través de la red- hace que sea muy difícil competir o mantenerse sin tener un canal de ventas online.

En este sentido, el estudio muestra como este porcentaje de implantación del e-commerce crece hasta un 28,4% en el caso de pymes jóvenes, “ya que es una innovación que se ha extendido en la última década“, recalca el informe. Igualmente, en las empresas medianas, el porcentaje se dispara al 37,6%, lo que demuestra que el músculo empresarial es importante para poder implementar este tipo de digitalización.

A pyme más joven, más Responsabilidad Social

La importancia que las pymes dan a la Responsabilidad Social (RS) también objeto del informe. Lo que se desprende de la muestra estudiada es que la pyme española da mucha importancia a la RS pero no todas la implementan con el mismo brío. Las pymes más jóvenes dan un grado muy alto de importancia a las acciones de RS y, efectivamente, el 61,1% de ellas tienen, por ejemplo, un código de conducta a disposición de todos los empleados y un 30,5% publica memorias de sostenibilidad.

En cambio, si nos fijamos en las pymes maduras, y aunque el grado de importancia que dicen darle a las acciones de RS es similar al de las pymes jóvenes, no llega al 50% el porcentaje de ellas que disponen de un código de conducta para sus empleados. Y, atención, solo un 18% publica memorias de sostenibilidad.

En todo caso, el informe deja claro que la RS se ha convertido para la mayoría de pymes en un instrumento fundamental de reputación e imagen, tanto de cara al exterior como de cara a sus propios empleados.

Sobre el autor
Núria Ribas

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo