Alquileres imposibles y el e-commerce castigan al pequeño comercio y la hostelería

Publicado el viernes, 9 noviembre 2018

A pesar de los datos positivos que la última Encuesta de Población Activa ha arrojado, hay un sector que no está de fiesta: el pequeño comercio y la hostelería. Según UPTA, una de las patronales de trabajadores autónomos, en los últimos cuatro meses han desaparecido casi 1.500 negocios de estos dos sectores. Unos alquileres cada vez más altos, el cambio de hábitos del consumidos y la carga impositiva están haciendo mella especialmente en el comercio.

Núria Ribas / @oikit

La situación en hostelería y en el comercio es catastrófica. Estamos viviendo un descalabro imparable del sector y, solo este último mes, casi 8.000 actividades han tenido que cerrar”, explica Eduardo Abad, presidente de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos). UPTA viene avisando desde hace tiempo su “profunda preocupación” por esta “desaparición progresiva”.

Para la patronal, uno de los motivos más claros es el aumento imparable de los alquileres, especialmente en las grandes ciudades. Algo que se agrava si hablamos de destinos turísticos. Es el caso de Palma de Mallorca. Baleares, junto con Castilla y León, son las dos comunidades más afectadas por este lento pero constante goteo de cierres entre comercio de proximidad y pequeños hosteleros.

Hace tiempo que tenemos detectado que, en mercados como el nuestro, se generan más puestos de trabajo pero, al mismo tiempo, empresas de pequeño tamaño están cerrando”, confirma Rafel Ballester, presidente de AFEDECO (Federación Patronal de Empresarios de Comercio de Baleares). “El autoempleo en este sector, o el que emplea a tres o cuatro trabajadores, se está deshinchando. Los grandes, claramente, se están comiendo a los pequeños”.

Entre los motivos que propician esta situación, Ballester destaca los altísimos alquileres (sobre todo en zonas turísticas), el precio de la electricidad, las cargas impositivas, pero, sobre todo, el cambio en los hábitos del consumidor a través de la compra online. “En el e-commerce se está notando mucho. El pequeño comercio tradicional lo tiene muy difícil, porque por mucho que te promociones a través de las redes, al final necesitas tener venta online. Y eso implica tener una página potente con un coste muy grande”.

Las soluciones que aportan desde las distintas federaciones de comerciantes son variadas, pero coinciden en dos salidas: “Tenemos que intentar crecer en tamaño. Es muy complicado, pero es la única manera”, señala Ballester. La otra salida es asociarse, ser creativos y crear plataformas de venta online comunitarias.

Otra posibilidad apunta a la agrupación en zonas comerciales. Es decir, imitar la tendencia que están marcando las grandes tiendas, pero, resaltan desde AFEDECO, unificando horarios, imagen, promociones, etc.

La energía sigue lastrando a los autónomos

Mientras, y no solo en los sectores del comercio tradicional y la hostelería, el precio de la energía sigue lastrando el margen de beneficio de los autónomos. Los últimos datos del IPC, del pasado 30 de octubre, muestran como la energía sigue tirando al alza del IPC, alcanzando una tasa del 2,3%.

Hoy pagamos el gas, la luz y los carburantes más caros. Es decir, aquello imprescindible para llevar a cabo la gran parte de las actividades de los autónomos. Se daña así enormemente su actividad y complica el día a día”, señala Lorenzo Amor, presidente de ATA, la principal patronal de autónomos.

Y pone como ejemplo a los transportistas: “El incremento de precio del gasoil está castigando duramente al sector de transportistas autónomos que asume directamente este aumento de costes. Los transportistas autónomos han pagado en el último año entre 2.000 y 4.000 euros más anuales en carburante según rutas y tonelaje. No se puede seguir castigando así a un colectivo que es el motor del empleo en empleo en España y de los que dependen más de 1 millón de empleos asalariados, avisa Amor.

Sobre el autor

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo