Coral Yáñez (Bird&Bird): “La gestión del despacho tiene que ser claramente empresarial”

Publicado el viernes, 30 noviembre 2018

Directa, cercana, vitalista y con una visión anglosajona del ejercicio del Derecho. Coral Yáñez es, desde el pasado mes de octubre, la nueva co directora de Bird & Bird, una de las firmas internacionales afincadas en Madrid. Aterrizó en el despacho en 2011 desde Hogan Lovells y en 2014 fue nombrada socia. Un año más tarde ya era executive partner. Tiene, junto a la otra cabeza visible del despacho, Jesús Vega, el reto de hacer crecer a la firma en Madrid a través de sus signos distintivos: especialización sectorial y gestión empresarial potenciando la tecnología y la igualdad. Está convencida de que el Brexit no les afectará a pesar del origen británico de la firma.

Núria Ribas / @oikit

Coral Yáñez, co-directora de Bird&Bird Madrid

Pregunta (P): Tienen ahora mismo un equipo de unas 80 personas, de las que 67 son abogados y 12 de ellos, socios. En esta nueva etapa como co-directora, ¿plantea una continuidad en la gestión del despacho o habrá cambios?

Respuesta (R): En los últimos años hemos intentado desarrollar un enfoque que, aunque sutil, marca unas diferencias. No somos un despacho español que tenemos una relación con un despacho internacional. Somos un despacho internacional que tenemos sede en España.

P: ¿En qué sentido?

R: Cuando estás en un despacho español existe una manera tradicional con la que se han gestionado los despachos. En cambio, siendo un despacho internacional y con Jesús Vega, que es director financiero, como co-head, el enfoque que le damos es de empresa, no tanto de un despacho de abogados sino como una empresa. Ese es el enfoque que estamos intentando inocular. Es otra manera de entender el negocio. La gestión del despacho tiene que ser una gestión empresarial. Al final los financieros y los economistas están de esa parte, y hay que aprovechar sus conocimientos.

P: Algo que a usted no le viene de nuevo, no solo por los años en Bird & Bird, sino porque siempre ha trabajado en firmas internacionales…

R: Sí, desde el principio de mi carrera. Así que me es más fácil adaptarme a esta manera de entender la abogacía, y es que estoy completamente convencida, vamos. Creo que en esta forma de hacerlo.

P: Con esta experiencia en diversos bufetes internacionales afincados en España, ¿qué es lo que distingue a Bird & Bird del resto?

R: Principalmente, el enfoque sectorial. Nosotros no tenemos el típico asesoramiento distribuido por ramas del Derecho, como Penal, Civil, Administrativo…No, nosotros decimos Energía, Aviación, Defensa, Servicios Financieros, Propiedad Intelectual, Data Protection…el enfoque es sectorial. Y los departamentos se llaman así, de hecho. Dentro de cada departamento hay abogados mercantilistas, de regulatorio, de litigios… todos especializados en un sector determinado. Llevamos muchos años dedicados cada uno a su sector.

P: Eso es mucho más clarificador para el cliente, ¿no?

R: Claro, porque al final saben dónde encajan. Y saben que conocemos su negocio, que no hace falta que nos expliquen desde cero porque hace años que trabajamos en el sector. Y no solamente en España, si no que esa diferenciación sectorial es internacional. El cliente sabe que el asesoramiento que le damos aquí se va a replicar en Alemania, en Reino Unido o donde necesite. Además, tenemos un enfoque claramente tecnológico y le damos mucha importancia a la igualdad.

P: Está claro. Es una muy buena noticia que cada día haya más mujeres que como usted accedan a los puestos directivos de grandes firmas. ¿Qué proporción de mujeres existe en la firma?

R: Pues en España, de doce socios que somos, cinco somos mujeres. Juniors son más mujeres que hombres. Seniors están igualados. El objetivo, a nivel de la firma internacional, es que en el 2028 al menos el 50% de los socios sean mujeres. Porque se percibe que tenemos muchos juniors que son mujeres, pero que a medida que se sube de categoría, la cuota de mujeres va bajando.

P: Dentro de esta estructura internacional que comenta como un plus para el cliente, ¿qué peso tiene en Bird & Bird la oficina de Madrid?

R: [risas] Pues no es de las más grandes, le diría que es de las medias, así que tenemos campo para crecer.

Yáñez, en un momento de la entrevista en la sede de la firma en Madrid

P: ¿Este es uno de sus objetivos?

R: Totalmente. Tenemos como objetivo crecer. Estamos bien dimensionados en el sentido que creo que ahora mismo tenemos todos los departamentos que creo que debemos tener. Quizás alguno relacionado con la automoción o las telecomunicaciones, que todavía tenemos que cubrir. Y departamentos con los que no nos importaría seguir creciendo. Pero nuestros procesos de integración llevan su tiempo. Porque, aunque se dice en todos los despachos, aquí es verdad que tenemos muy buena relación entre los socios, así que preferimos incorporar a profesionales que compartan nuestra filosofía y nuestra forma de trabajar. Y, sobre todo, que se quieran incorporar pensando en el largo plazo, en vez de hacer los típicos fichajes rápidos, súper mediáticos, pero que luego realmente no encajan. Preferimos tomarnos nuestro tiempo.

P: Hablando de integraciones y desintegraciones, ¿temen que el Brexit les afecte teniendo en cuenta el origen británico de la firma? ¿Han percibido alguna señal?

R: La verdad es que no hemos percibido ningún impacto en nuestro negocio, y creemos que eso se debe a que nuestras 29 oficinas internacionales realmente funcionan como una ‘sola firma’.  Un porcentaje alto de nuestros clientes trabajan con nosotros en más de una jurisdicción, por lo que, independientemente de lo que suceda con el Brexit, nuestros expertos continuarán trabajando estrechamente con nuestros clientes en Europa, Asia-Pacífico, Estados Unidos y Oriente Medio, y ayudarán a guiarlos en cualquier cuestión que pueda surgir.

P: Volvamos al enfoque sectorial, concretamente al suyo, el de los sectores regulados, como el energético. ¿Cómo ve el panorama del sector regulado en España?

R: Creo que está en pleno cambio y en plena adecuación a las nuevas necesidades. Por un lado, es verdad que hay determinados sectores, como la electricidad, que es de interés público, es algo en lo que tiene que haber unas determinadas bases marcadas. Pero todo lo que sea avanzar hacia un mercado más competitivo es bueno. Como siempre, en el término medio está la virtud. Se trata de regular con cabeza y de no saturar con legislación, que es un poco el problema que tenemos en España.

P: ¿Hay inseguridad jurídica en España?

R: A ver, en esta cuestión puedo hablar de mi sector, el de las renovables. Y, sí, en los últimos años, ha habido inseguridad jurídica. Tenemos unos laudos arbitrales que están diciendo una cosa, y tenemos jurisprudencia sobre los mismos hechos, la misma normativa y los mismos datos financieros que dicen exactamente lo contrario. Ha habido muchísimos cambios normativos en los últimos años y no solamente es la contradicción que existe entre los laudos arbitrales y la jurisprudencia española. Es que cuando salieron las sentencias sobre el Real Decreto, hubo tres votos particulares de tres magistrados de siete que componían la sala diciendo que había inseguridad jurídica.

P: Internacionalmente, por vuestros clientes que quieren invertir en España en renovables, ¿existe también esta percepción?

R: Creo que poco a poco están volviendo las inversiones, pero ha habido años que han bajado mucho. Hay cierta inquietud. Los inversores buscan estabilidad, y buscan un marco normativo que sea estable en el tiempo y que los cambios regulatorios vayan acompañados de medidas transitorias para amortiguar esos cambios y que ellos se puedan adaptar en el tiempo. Claro, si perciben que hay cambios cada año, que no están bien justificados, que no hay medidas transitorias y que luego los tribunales, en algunos casos, toman medidas digamos que contradictorias, pues eso no ayuda, claro.

Sobre el autor
Núria Ribas

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo