Sönke Lund: “La abogacía moderna vive un cambio generacional y se comienza a apreciar la utilidad de los algoritmos en el trabajo diario”

Publicado el lunes, 9 octubre 2017

 Sönke Lund

Hans A. Böck / @LP_Hans

Sönke Lund es Abogado & Rechtsanwalt, Partner en Monereo Meyer Marinel-lo Abogados y Programme Co-Officer for Alternative and New Law Business Structures Committee (International Bar Association)

Lawyerpress: (LP): Sr. Lund, parece que la abogacía está en plena revolución digital. Hasta en España nos hemos enterado de que se avecinan cambios. Usted pertenece a un comité de la IBA que se dedica a New Law y modelos de negocios alternativos. ¿Qué pretende la IBA con este comité?

Sönke Lund (SL): La circunstancia de que se escribe y habla mucho sobre los avances de la tecnología digital en el mundo jurídico no significa en absoluto que la abogacía esté en plena revolución, ni digital, ni analógica. Como otros sectores de servicios, la abogacía moderna vive un cambio generacional y se comienza a apreciar la utilidad de los algoritmos en el trabajo diario. Asimismo, al haberse terminado el proceso de la globalización hace décadas, nuestro entorno de la edad global requiere que también los abogados entiendan que existe no sólo un orden jurídico, sino una muchedumbre de compases jurídicos a su alcance. El reto de la abogacía global consiste en la convivencia hasta la simbiosis de estos diversos ordenamientos y planteamientos. El Alternative and New Law Business Structures Committee nació de la necesidad de investigar e intercambiar diferentes aspectos de los desarrollos de nuestra profesión: la intersección entre ética y tecnología digital, los límites impuestos por la deontología, los diferentes impactos de las nuevas tecnologías en el ejercicio profesional por los abogados en los países del civil law y common law respectivamente, y, como dice su propio nombre, investigar sobre nuevas formas de negocios en la abogacía, tanto local como internacional.

LP: Desde que Eric Chin publico aquel artículo en el blog de Beaton Capital, creando el termino y concepto de “New Law” se ha gastado ríos de tinta en definir el concepto. ¿Qué es para Usted el NEW LAW?

SL: Para ser sincero, el término NEW LAW me parece un término de moda que principalmente radica y ocupa las firmas de abogados del entorno anglosajón. Por otro lado, tampoco indica que vuelva a inventar la rueda. Todos los modelos de organización profesional sobre los que ahora escriben consultores, coaches y colegas de la profesión ya existían antes, en menor o mayor escala.

LP: En España no hemos tenido un gran debate sobre el concepto. Pero parece que ahora todo el mundo se está dando cuenta que la digitalización nos va a cambiar el negocio. ¿Por qué somos en España siempre tan reacios a debatir sobre cambios o incluso introducirlos?

SL: El debate requiere un entorno fructífero, voluntad, realismo y mucha energía del colectivo. La abogacía en España corresponde a la estructura a la que pertenece, es decir, la judicativa en general. Mirando a nuestro alrededor, la administración de justicia, la organización de los tribunales, el ministerio fiscal, todo sigue a un modelo antiguo y sobrevenido, sin grandes esfuerzos para renovarse. El debate aun se centra en otros asuntos, sin resolver sobre los cambios requeridos.

Por otro lado, actualmente la economía digital española está a una distancia de años luz de otras economías desarrolladas en lo que a la implementación, investigación, desarrollo y voluntad innovadora digital se refiere. La cultura española parece que no se presta a cambios; es, digamos, una cultura que se basa en sus parámetros de siempre y el enfoque de los gobiernos españoles y autonómicos en cuanto al fomento de la innovación digital es muy confuso y sin grandes aspiraciones. No existe un estímulo digital en las profesiones de derecho, para utilizar la palabra mágica de estos tiempos, y la introducción de nuevos conceptos, tanto empresariales como digitales, se ven con recelo desde la mayoría de los pequeños y medianos despachos en España.

LP: El término de moda ahora es la innovación. ¿Para las firmas de la abogacía de los negocios parece más factible innovar, pero un abogado individual o los despachos pequeños, ¿cómo pueden innovar y no morir en el intento?

SL: La innovación no es un término de moda, sino una necesidad vital, sobre todo para los despachos pequeños para poder competir con los despachos mas grandes, e incluso entre ellos mismos. Agilizar y automatizar procesos de administración, gestión de expedientes, de conocimiento, y de comunicación es esencial para no morir fuera de las posibilidades que prestan las aplicaciones que ya se encuentran en el mercado. Se trata de inversiones relativamente modestas, considerando el aumento de productividad y la ganancia de tiempo. En este sentido, no hay diferencia entre la abogacía de los negocios y la de los demás. La infraestructura digital necesaria no sólo es una cuestión de volumen, sino del ejercicio de la abogacía misma.

LP: Otro de los términos de moda son los Legaltech. ¿Cree que van a cambiar definitivamente la forma de consumir servicios legales a los ciudadanos y la forma de practicar derecho de los abogados?

SL: Legaltech se refiere a herramientas, de momento, que ayudan a automatizar procesos administrativos y de gestión, lo que puede tener diferentes efectos sobre la práctica y el consumo de servicios legales. No sustituirán al profesional ni a la persona que presta sus servicios a sus clientes, pero puede darse el caso de que el profesional pueda tener más tiempo disponible para dedicarse a los clientes. En otros ámbitos, por ejemplo, en la gestión de deudas (debt management), o la de grandes cuentas como son las de los bancos, compañías de seguros, empresas de telecomunicación, la automatización con la ayuda de Legaltech mejorará las condiciones de la prestación de servicios, la hará mas efectiva, productiva y económica, lo que favorecerá tanto al cliente como al abogado.

LP: Para finalizar le voy a pedir un consejo para todos aquellos que ahora estudian Derecho en las universidades. ¿Qué tienen que hacer para garantizarse una vida digna con el ejercicio de la abogacía?

SL: En primer lugar, entender que no hay garantías para una vida digna con el ejercicio de la abogacía. En segundo lugar, actuar siempre con sentido común y tratar a cada cliente con mucho respeto. Como herramientas básicas: abrir su mente a otras culturas, hablar sus idiomas y entender sus necesidades, interactuar con diferentes capas sociales, deshacerse de prejuicios. Familiarizarse con el mundo digital, mas allá de las plataformas populares, estudiar tecnologías alternativas, alzar la vista y dirigirla mas allá de sus pantallas. Utilizar el derecho como instrumento, no como una partitura preconcebida, creer en lo imposible sin ser visionario, ser creativo y un poco rebelde.

Sobre el autor

Editor y Director de Lawyerpress. Fundador del grupo Lawyerpress. Periodista con más de 30 años de experiencia en medios nacionales e internacionales. Idiomas: Español, alemán, inglés. Correo electónico: hab@lawyerpress.com y Twitter @LP_hans

Comenta el articulo