Diferencias principales entre el juego público del Estado y el privado de las casas de apuestas

Publicado el jueves, 8 noviembre 2018

Hedilla Abogados.

Los recientes cambios legislativos en los últimos años de las casas de apuestas en España, es decir, del juego privado, ha generado un intenso debate sobre las consecuencias que tiene en los ciudadanos. También numerosos interrogantes y dudas: ¿funciona igual el juego gestionado por el Estado que el privado? ¿Es igual la quiniela que las apuestas deportivas? ¿Qué impacto tiene en la economía y la sociedad cada uno?

El bufete español Hedilla Abogados, líder en todo el país en traspasos de negocios tradicionales, ha analizado ambos casos y acotado sus diferencias y consecuencias:

Hedilla Abogados

Fechas: la trayectoria del juego público comenzó en el año 1763, año en el que el Rey Carlos III, a través del Real Decreto de 30 de septiembre, instauró la denominada ‘Lotería Real’. Su origen se debe principalmente al beneficio social que iba a aportar a la sociedad. En este caso, el monarca quería que fuera beneficioso para “Hospitales, Hospicios y otras Obras Pías y públicas, en que se consumen anualmente muchos caudales del Real Erario”.

La proliferación del juego privado llega tras la nueva ley de juego de España de 2012, impulsada por el Congreso de los Diputados y se debe a que estas casas no están sometidas a concurso público, como sí sucede en el caso de las administraciones de loterías.

En 2014, la norma fue reformada para incluir también el juego online en la regulación, una modalidad hasta entonces poco asentada en España, y que pocos años después se ha convertido en la opción más demandada por los jóvenes.

La titularidad: en el caso de Loterías y Apuestas del Estados, esta es pública y ello repercute en el que toda la facturación recaudada tenga un impacto directo y positivo sobre la sociedad. Esto se debe a que todo dinero pasa a las arcas públicas, no como en el juego privado, en el que la única parte que llega a la sociedad es la relativa al pago de impuestos.

No es lo mismo jugar que apostar: los juegos que ofrece la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) tienen la particularidad de que su premio, al ser en diferido y no inmediato, como en el caso de las apuestas, es menos probable que genere un trastorno. Así mismo, cada producto de esta sociedad posee una relación precio-esperanza de premio mucho mayor que en el caso del juego privado.
Puntos de venta: según datos ofrecidos por SELAE, en España hay un total de 4.100 administraciones de loterías y 6.500 puntos mixtos (que combinan loterías con otros servicios, como papelerías o estancos). Esto supone una oferta más equilibrada si la comparamos con la de las casas de apuestas. La Consejería de Economía, Empleo y Hacienda asegura que el crecimiento de los salones de juego ha sido del 50% en cinco años, pasando de los 257 a los 385.

A cierre de 2017, se contabilizaban en Madrid 318 locales de juegos de azar, frente a los 185 de tres años antes. Y aún así, la capital, con un 5,92, se sitúa por debajo de la media nacional (6,73), en número de salones de juego por cada 100.000 habitantes, en una lista que lidera Murcia, con un 22,10, seguida de Baleares y Melilla, con 13,35 y 10,45, respectivamente, ciudades que sí están poniendo regulaciones. En el caso del juego online, se ha visto un incremento del margen de juego de los 253 millones de euros de a los 560 millones de 2014 a 2017.

Creación de puestos de trabajo: en España el sector del juego público genera más de 13.000 puestos de trabajo derivados de las administraciones de loterías. Así mismo, es un puesto que requiere de una gran especialización y profesionalización, que mejora en gran medida la oferta. En cambio, las casas de apuestas no necesitan de este capital humano puesto que las combinaciones se tramitan a través de una máquina.

El Informe anual Datos del mercado español de juego, elaborado por la Dirección General de Ordenación del Juego, deja unas cifras claras de aumento de las cantidades de millones de euros obtenidos en estos juegos, pasando de los 696 de 2014 a los 1.681 de 2017, así como de las cantidades jugadas según la modalidad de juego: el año pasado se invirtieron 184.64 millones de euros en apuestas, frente a los 25,14 y el 1,40 de casino y loterías, respectivamente.

Sobre el autor

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo