Francisco Vaciero: “Innovar es crear soluciones nuevas y prácticas en cada trabajo que se nos presenta”

Publicado el lunes, 15 octubre 2018

Francisco Vaciero decidió iniciar en 1994 su propio proyecto profesional y fundó VACIERO, compañía dedicada al asesoramiento legal y financiero para empresas de la que en la actualidad es presidente.

Tiene una dilatada experiencia en asesoramiento a instituciones, empresas y grupos empresariales y ha participado en numerosas transacciones complejas, en particular procesos societarios de compra-venta de compañías, fusiones, reestructuraciones financieras y reorganizaciones societarias.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo, Auditor de Cuentas, Programa de Desarrollo Directivo del IESE y Curso Superior en Corporate Finance y Capital Riesgo por IFAES, Francisco Vaciero comienza su carrera profesional en el año 1984 en una empresa dedicada a la auditoría financiera y la consultoría empresarial, donde ocuparía diversos cargos hasta convertirse en socio de la firma.

Como asesor de múltiples grupos empresariales familiares, conoce en profundidad la problemática de la empresa familiar. Además, ha liderado el desarrollo de diversos protocolos familiares y ha participado como ponente en diversos foros encaminados a concienciar a las empresas familiares sobre la importancia de planificar correctamente la sucesión.

Francisco es actualmente el Presidente del Club Asturiano de Calidad y asesor financiero en FEMETAL, además, ha sido Decano-Presidente del Ilustre Colegio de Economistas de Asturias en el periodo 1990-1998. Francisco desarrolla actividad docente en cursos de postgrado de la Universidad de Oviedo y participa de forma habitual como ponente en numerosos foros empresariales y profesionales.”

Francisco Vaciero, presidente de Vaciero

Francisco Vaciero, presidente de Vaciero

Hans A. Böck / @LP_Hans

Lawyerpress (LP): Usted fundó su despacho en 1994. ¿Cómo ha cambiado el mercado y la abogacía desde entonces?

Francisco Vaciero (FV): Los años noventa fueron una época en que ya se apuntaba un cambio en el sector de la abogacía. El mercado entonces era todavía bastante tradicional, con poca competitividad entre despachos, en el que todavía primaban los despachos pequeños y generalistas. Podemos decir que solo había en España tres grandes despachos. Fue en esos años cuando llegó un cambio de modelo, comenzaron a surgir los despachos grandes y desembarcaron los anglosajones. Ahora es el momento de los despachos medianos, de profesionales muy cualificados, cercanos, orientados a resultados tangibles, y a precios competitivos. Es lo que los clientes demandan. Y en este segmento y con esta filosofía se sitúa VACIERO.

LP: Vaciero nació en Oviedo y hace algunos años ha dado el salto al mercado nacional. ¿Puede competir un despacho de “fuera” con los despachos en Madrid? Y ¿Cuál es su receta?

FV: Nosotros creemos que lo principal es dar un buen servicio al cliente, y un buen servicio conlleva muchas cosas, mucho más allá de una buena técnica jurídica. El empresario quiere resultados, quiere rapidez, quiere cercanía. Los negocios no esperan, y tenemos que ser conscientes y sensibles a esta realidad. Contamos con los mejores profesionales en cada una de las áreas en las que trabajamos, y damos respuestas ágiles y eficaces, siempre orientadas a un beneficio para el cliente. No hay más receta que esta. Y es esto lo que nos está abriendo un hueco importante a nivel nacional. Siempre hemos sabido que hay mercado para un despacho como el nuestro, y el tiempo que llevamos en Madrid nos lo está demostrando con creces. Madrid es un mercado muy competitivo, pero muy agradecido cuando se hacen las cosas bien.

LP: La abogacía está cambiando, lo hemos comentado al inicio. Todo el mundo habla de innovación. ¿Dónde es Vaciero innovativo?

FV: La innovación es clave para afrontar el futuro. Desde el mismo año en que se fundó el despacho, estamos innovando. Innovar no es solo adoptar soluciones tecnológicas para el funcionamiento del despacho –en este sentido debo decir que en Vaciero hemos incorporado innovaciones tecnológicas con la finalidad siempre presente de mejorar nuestra calidad del servicio al cliente y mejorar la eficiencia-; innovar es crear soluciones nuevas y prácticas en cada trabajo que se nos presenta. Recientemente nos felicitaba un importante despacho de Estados Unidos por un éxito judicial en un proceso muy complejo: detrás de ese éxito, estuvo la innovación en la búsqueda de soluciones. Buscamos siempre las soluciones óptimas, y para eso hace falta innovar constantemente. La innovación está en nuestro ADN desde el nacimiento.

LP: También se habla mucho de tecnología últimamente. ¿Cuál es en su opinión la tecnología que influye más en el ejercicio de su asesoramiento?

FV: Desde luego, las bases de datos y los avances informáticos hacen mucho más fácil la labor del abogado y la respuesta a nuestros clientes. La inteligencia artificial está entrando en el mundo de la abogacía. Aún es pronto para decir el impacto que realmente tendrá, pero todo apunta a que la implantación de sistemas de inteligencia artificial se generalizará en unos años, aunque nunca va a sustituir al factor humano. La tecnología, puede facilitar el trabajo, puede ayudar a la toma de decisiones, pero en un mundo que en última instancia trata de resolver problemas entre personas, como es el jurídico, son las personas las que deben encontrar las soluciones.

LP: Hace pocos días publicamos una reseña de su libro “Herramientas prácticas para el desarrollo estratégico de la empresa”. ¿Cuál es el objetivo del libro?

FV: Ayudar. Ayudar a los empresarios a desarrollar su empresa, a tomar decisiones estratégicas, a ser un pequeño elemento más que contribuya, en definitiva, a que la empresa alcance su meta, que no es más que el éxito. Nos interesa mucho el crecimiento de las empresas. Queremos ayudar a la empresa no solo a solucionar sus problemas, sino a crecer. En este sentido, procuramos hacer un asesoramiento activo, dando al empresario soluciones y recetas que contribuyan al desarrollo de su negocio.

LP: Cuando hablamos de la dimensión estratégica de una empresa solemos pensar en el desarrollo de productos, apertura de mercados y gestión financiera. ¿Cómo se enfoca la parte jurídica y regulatoria en un plan estratégico?

FV: La parte jurídica y regulatoria son esenciales para la correcta implementación de un plan estratégico. Una buena planificación fiscal, una estructura societaria adecuada, toda la parte contractual, la normativa de los mercados regulados… No es que formen parte en sí del plan estratégico, pero son elementos que deben ser muy tenidos en cuenta, sobre todo la fiscalidad nacional e internacional y los aspectos regulatorios, amén de los laborales, contractuales,… dependiendo del contenido y alcance del plan. Tenemos la suerte de tener en VACIERO ese doble aspecto de asesores económico-financieros y abogados, de manera que cuando hacemos un plan estratégico, siempre valoramos y tenemos presentes todos estos aspectos, en los que posteriormente asesoramos de manera directa cuando ayudamos a la empresa a implantar el plan.

LP: Las empresas grandes si tienen capacidad para mantener un departamento jurídico interno, pero ¿cómo puede incorporar una PYME o una start-up el asesoramiento en su “vida diaria”?

FV: Esto es algo que nos preocupa especialmente en Vaciero. Buena parte de nuestros clientes son pymes. Tenemos un exceso de regulación, y a las pymes y start-ups les resulta muchas veces difícil cumplir con toda la regulación existente por falta de medios. Javier Goizueta, socio de VACIERO, escribía hace unas semanas en un diario online nacional: “Actualmente, existen en España más de 100.000 normas legales. Se dice pronto. De ellas, dos tercios corresponden a legislación autonómica. Por poner un ejemplo, tenemos 10 veces más leyes que en Alemania. La abundancia de normativa, muchas veces redundante e innecesaria, cuando no contradictoria, es contraproducente, provoca desconcierto e inseguridad jurídica en el ciudadano y obstaculiza el crecimiento. El problema lo sufren muy especialmente las pequeñas y medianas empresas….” Esta es la situación, y aunque sabemos que es difícil, creemos que debe cambiar.

LP: Y para finalizar, me gustaría preguntarle por el futuro de la profesión. ¿Cómo ve Usted su despacho dentro de diez años?

FV: Llevo mucho tiempo viendo el despacho dentro de cinco años, dentro de diez, dentro de veinte… No puede crearse nada si antes no se ha visto. Creceremos mucho, y habremos abierto nuevas oficinas en ciudades importantes, habremos desarrollado nuestra creciente actividad internacional, aunque nuestra filosofía de fondo no cambiará, porque no cambiarán nuestros valores de trabajo, honestidad y compromiso ético con la sociedad. Veo una firma bien dimensionada, y muy activa en el mundo de la empresa. Adaptados a los nuevos tiempos, seguiremos siendo el asesor de confianza que siempre fuimos, con nuestros valores intactos.

Sobre el autor

Editor y Director de Lawyerpress. Fundador del grupo Lawyerpress. Periodista con más de 30 años de experiencia en medios nacionales e internacionales. Idiomas: Español, alemán, inglés. Correo electónico: hab@lawyerpress.com y Twitter @LP_hans

Comenta el articulo