Los beneficios de las compañías de Fortune 500 amenazados por las disputas tributarias según Baker McKenzie

Publicado el martes, 11 septiembre 2018

La actual escalada de disputas fiscales presenta una amenaza significativa al crecimiento de los beneficios en las compañías pertenecientes al Fortune 500 según The Shape of Water, un informe publicado hoy por el despacho de abogados líder global Baker McKenzie, acerca del aumento y las características de las disputas fiscales entre autoridades y empresas.

Los 150 encuestados por Baker McKenzie -todos pertenecientes a empresas de Fortune 500- confirman que tienen cerca de 22.600 millones de dólares de ingresos sujetos a disputas con las autoridades tributarias. Si la cantidad total de ingresos bajo disputa, en la totalidad de las empresas de la lista Fortune 500, es proporcional a lo confesado por los encuestados en el informe de Baker McKenzie, estaríamos hablando de unas cifras -sin duda sorprendentes- cercanas a los 75.300 millones de dólares. Por poner estas cifras en perspectiva, sería el equivalente al 7,5% del beneficio de las empresas del Fortune 500 en 2017. En ese mismo año, el crecimiento medio del beneficio de dichas empresas del Fortune 500 fue del 12,4% mientras que en 2016 fue del 6%.

Por ello, no es sorprendente que el 60% de los responsables fiscales corporativos señalen que esto muestra un claro aumento en las disputas tributarias, si tomamos como referencia los últimos cinco años, aunque lo verdaderamente inquietante es que el 63% de los encuestados predice que continuará la tendencia alcista en el próximo lustro.

“En el pasado, había una clara conexión entre la actividad de mercado -como las ventas y la fabricación – y el valor sujeto a tributación”, señala Simone Musa, socia responsable del comité fiscal global de Baker McKenzie. “En la actualidad, las empresas y los reguladores luchan por distribuir los beneficios entre actividades y jurisdicciones, ya que las organizaciones trabajan habitualmente con redes digitalizadas y bases de clientes dispersas”.

Definiendo los valores corporativos

Localizar y aislar el origen del valor corporativo es el reto más grande al que se enfrentan tanto organizaciones como autoridades tributarias, según el 72% de los encuestados en el estudio. Es la principal causa de confrontación entre organizaciones y reguladores así como el principal caldo de cultivo de disputas en el área impositiva.

“La fijación de precios de transferencia es la fuente más común de disputas, con problemas derivados de valoraciones conflictivas de los activos y desacuerdo sobre la ubicación y el alcance de las actividades generadoras de valor” apunta Mark Delaney, socio y responsable del departamento Fiscal de Baker McKenzie en el Reino Unido. “La naturaleza difusa y colectiva del valor creado por la digitalización es, posiblemente, la contribución más significativa al alto número de disputas de precios de transferencia que vemos hoy en día, y que se pronostican para los próximos cinco años”.

En palabras de Tona Azpeitia, socia responsable de Disputas Tributarias de Baker McKenzie en EMEA “la fiscalidad es cada vez más un problema reputacional y de responsabilidad corporativa y personal. A medida que la transparencia financiera y ética se entrelazan, y aumenta la amenaza de sanciones, incluso penales, se incrementa exponencialmente el impacto de una tributación incorrecta”.

La digitalización de los negocios está creando complejidades particulares para un amplio espectro de negocios, entre ellos tecnología, bienes de consumo y compañías de servicios financieros. En cada caso, el valor corporativo está demostrando ser intangible, no lineal y de alta tecnología. El valor fluye libremente a través de múltiples jurisdicciones, sin la necesidad de aduanas u operaciones locales. En este contexto, capturar con precisión la verdadera escala y ubicación de la responsabilidad sujeta a tributación en cada país es inmensamente difícil.

Las autoridades fiscales no siempre has sido suficientemente ágiles a la hora de responder a estos cambios y, donde las estructuras tributarias alguna vez fueron lideradas por la legislación nacional, en la actualidad, al menos en el caso de algunas autoridades, se está tomando un enfoque poco sistemático, aplicando conceptos aún no incorporados en la ley e imponiéndolos de manera retroactiva en inspecciones  tributarias, descolocando a las organizaciones empresariales. Una clara mayoría, el 72%, de los responsables de fiscalidad en las empresas afirma que los regímenes fiscales actuales no son adecuados para el propósito presente.

“Esto es particularmente cierto en Asia, donde el crecimiento empresarial se ha acelerado a través de etapas incrementales de desarrollo que suelen verse en los mercados occidentales. Estos avances radicales han creado un desafío significativo para las autoridades fiscales, que ahora están varios pasos por detrás. Al aplicar reglas antiguas a los nuevos modelos, se ha producido un inevitable aumento en las disputas,” añadió Steven Sieker, socio del área Fiscal de Baker McKenzie en Hong Kong.

Creciente complejidad

La complejidad y el volumen de las disputas fiscales está afectando a la capacidad de las multinacionales para poder gestionarlas de manera eficiente. Más de la mitad de los encuestados (57%) reconocen problemas al  articular sus cálculos de impuestos y responsabilidades y dos tercios de los entrevistados en el estudio (64%) muestran preocupación por su capacidad para cumplir con las demandas de las autoridades tributarias.

El tiempo para resolver estas disputas está aumentando asimismo cada vez más, debido a las divergencias globales entre los regímenes regulatorios y la dificultad para desentrañar la fuente del valor sujeta a tributación. Con más problemas que resolver y mayor margen de negociación, la necesidad de largos procesos de intercambio de información y opiniones entre los responsables tributarios de las compañías y las autoridades son cada vez más comunes. Dos tercios (67%) de los responsables de la fiscalidad en las empresas señalan que se tarda más tiempo que nunca en resolver las disputas tributarias transfronterizas.

Mientras que la litigación está perdiendo importancia para las multinacionales, los acuerdos negociados han crecido en popularidad, ya que el 85% de los encuestados lo citan como uno de los métodos eficaces de resolución de disputas. Desde acuerdos arbitrales hasta acuerdos previos de valoración, la complejidad está creando una mayor necesidad de discusión, consideración y relación entre los responsables fiscales y las autoridades tributarias.

Gestión efectiva de las disputas

El informe de Baker McKenzie llega a la conclusión de que las multinacionales deben actuar para poner en marcha sistemas de gestión de disputas que sean escalables y efectivos, mejor diseñados para capturar el valor corporativo. Los gestores fiscales de las empresas serán responsables -profesional y personalmente- de llegar a cálculos de impuestos precisos y justificables, independientemente de la dificultad de llegar a una cifra que sea percibida como objetivamente correcta en el entorno actual.

George Clarke, socio de Fiscal en Washington DC y responsable de esta área en Norteamérica afirmó que “el anterior sistema basado en reglas para resolver disputas tributarias se ha abandonado a medida que las autoridades tributarias y las corporaciones se polarizan cada vez más. Donde antes la “imparcialidad” era el principio rector para determinar el valor imponible, hoy en día la planificación estratégica es tan importante como la habilidad técnica durante las negociaciones impositivas”.

Los responsables fiscales de las compañías deben estar al tanto de las nuevas tendencias en la aplicación de los tributos, en particular las prácticas de digitalización y contratación de auditorías, que afectarán la forma en que interactúan con las autoridades tributarias. Las innovaciones en la facturación electrónica y la captura de datos a través de las nuevas reglas impuestas por la denominada “era de la transparencia” brindan ahora a las autoridades fiscales mundiales una visión sin precedentes de la “huella digital” del valor corporativo, lo que les da un impulso e importantes herramientas para llevar a cabo investigaciones cada vez más profundas.

Sobre el estudio

La investigación y entrevistas se realizaron en mayo de 2018 entre 150 encuestados de compañías Fortune 500. Los participantes del estudio incluyen una muestra representativa de responsables fiscales de empresas (directores financieros, CFOs y jefes de fiscalidad) en cinco sectores productivos (salud y farmacéutico, servicios financieros, industrial, minería y transporte, tecnología, medios y telecomunicaciones y bienes de consumo y venta minorista).

Sobre el autor

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo