Economía creará un macro supervisor para detectar las burbujas del sistema

Publicado el miércoles, 11 julio 2018

Se acabó que cada entidad supervisora mire solo su pequeña parcela cuando se esté gestando una burbuja económica, inmobiliaria o financiera. El Gobierno, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en principio, conformarán un nuevo órgano: la Autoridad Macroprudencial. Lo anunció ayer la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Núria Ribas / @oikit

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, en su comparecencia de ayer en el Congreso

Esta Autoridad Macroprudencial será creada por la Comisión de Estabilidad Financiera, un organismo que no se reúne desde 2003. Todavía no hay fecha concreta, pero la ministra Calviño dejó claro que era una prioridad: “Somos de los pocos países de Europa que todavía no la tienen”. De hecho, solo Italia y España no han creado un organismo macro supervisor, que alerte de las posibles burbujas que se estén creando en el sistema financiero, bursátil, inmobiliario o directamente en el conjunto de la economía. El FMI (Fondo Monetario Internacional) se lo ha reclamado a España en diversas ocasiones.

La misma urgencia tiene, para Calviño, transponer hasta 14 directivas europeas que el anterior Gobierno del PP había ido retrasando (a pesar de que los diputados populares en la Comisión de Economía negaron la mayor). “Estas directivas, como la de crédito inmobiliario o la de trámite financiero, deberían estar traspuestas a la legislación española desde hace años. Nos exponemos a graves multas por parte de la UE si no lo hacemos de manera inmediata”, avisó Calviño. De hecho, la ministra vino a dar un tirón de orejas a la Comisión de Economía del Congreso y reiteró haber pedido la habilitación del mes de julio para que los trabajos de la Comisión no parasen a pesar de no haber actividad parlamentaria.

Política fiscal y reguladora…con poca concreción

Más allá del órgano supervisor y de la transposición de las directivas, lo cierto es que Calviño concretó poco cómo piensa llevar a cabo las reformas que necesita la economía española para “evitar el estancamiento de nuestro crecimiento”. Para Calviño, “no hay, hoy, ninguna duda sobre la solvencia de nuestro Tesoro. Pero la deuda pública de hoy deberá ser pagada mañana, así que podemos dejar un lastre al medio y largo plazo, máxime cuando se espera una subida de tipos por parte del Banco Central Europeo”.

Esta falta de concreción fue destacada por prácticamente toda la oposición, a lo que Calviño (que dirige uno de los departamentos más transversales de todo el Gobierno) adujo que lleva apenas siete semanas en el cargo y que en esta primera comparecencia pretendía señalar las líneas generales de su acción. Aseguró, sin embargo, que no sería una acción pensando en el corto plazo, si no en el medio y largo, a través de “medidas transversales con el objetivo claro de aumentar la resistencia de la economía española”.

Y poniendo la estabilidad presupuestaria como mantra. Calviño, bregada durante años en cargos de responsabilidad dentro de la Comisión Europea, sabe que el mensaje que espera Bruselas del nuevo Gobierno es claro: nada de poner en juego lo que la UE da por amarrado en España. Debe reducirse el déficit público sobre el PIB (ahora en más de un 98%), así como la deuda pública.

Algo que, desde algunos grupos de la oposición, como Podemos, no les cuadra “con las líneas avanzadas de los Presupuestos Generales del Estado 2019 que ustedes han avanzado. ¿Cómo van a cuadrar más gasto social con el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria que exige Bruselas?”, se preguntaban desde la formación morada.

Sobre el autor

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo