Asesorar fiscalmente a las estrellas de fútbol se ha convertido en una profesión de ‘riesgo’

Publicado el Martes, 10 octubre 2017

Los cambios de criterio de Hacienda ponen en cuestión las recomendaciones de varios fiscalistas respecto a tributaciones de derechos de imagen

marcelo-real-madrid

A Marcelo Vieira, lateral del Real Madrid, Hacienda le reclama 400.000 euros

 

Núria Ribas / @oikit

La última estrella del fútbol en aparecer en los medios no por sus goles si no por el requerimiento de la Hacienda española ha sido Marcelo Vieira, lateral del Real Madrid. La Agencia Tributaria le reclama 400.000 euros por la gestión de sus derechos de imagen a través de, supuestamente, sociedades opacas.

Meses antes, en verano, fue el también crack madridista, Ronaldo, el que no se libró de protagonizar las portadas por un supuesto fraude fiscal. En este caso, que todavía colea, Ronaldo ha pasado por diversos estadios, incluido el de despedir a sus abogados de Baker & McKenzie tras ver como la fiscalía también imputaba a sus asesores más cercanos, entre ellos su abogado portugués.

Es evidente que Hacienda ha visto en los posibles fraudes fiscales de las estrellas de fútbol un filón recaudatorio. Y los constantes cambios de criterio de la Agencia Tributaria al respecto, hacen que lo que podía ser una buena idea hace un par de años a la hora de gestionar derechos de imagen, por ejemplo, ahora mismo sea delito. Asesorar fiscalmente en el mundo deportivo puede ser un oficio de riesgo.

El asesoramiento que hacemos está siempre actualizado con el criterio de Hacienda. Tienes la norma y luego el criterio interpretativo”, explica Reyes Bellver, abogada y presidenta de la Asociación de Derecho Deportivo de Madrid. “Hay cosas que no se pueden prever. Otras sí. Hay aspectos en los que sí se puede ser un poco más cauteloso, no ir al límite de la ley. Pero el cambio de criterio es habitual”. Bellver cree que “muchos deportistas ganarían un juicio, pero tienes que pelear hasta el final en los tribunales. Eso puede ser costoso para tu reputación. Muchos prefieren llegar a un acta de acuerdo y seguir con la competición para, entre otras cosas, evitar que los medios te sigan sacando por este tema”.

Aún con un acta de acuerdo es posible que el caso no se cierre. Marcelo está viviendo su particular día de la marmota en este sentido: tras regularizar la cifra que le pedía Hacienda, la Agencia Tributaria ha reabierto su caso por haber devuelto ese dinero como Impuesto de Sociedades y no como IRPF. Es decir, que debía tributar como persona física y no jurídica.

La interpretación es laxa, no hay un consenso jurídico al respecto. Pero, entre tanto, el abogado que asesore fiscalmente en este sentido puede incurrir en un delito penal, civil o deontológico.

¿Y las federaciones?

Lo que es bastante evidente es que Hacienda sigue un criterio exclusivamente recaudatorio. “Las inspecciones afectan básicamente a futbolistas de grandes clubes”, asegura Juan Ignacio Hernández, abogado de SportLex, la división de Derecho Deportivo de Negotia Abogados. “Asociaciones y clubes también tienen problemas fiscales porque hay una falta de preparación. Pero no son objetivo de Hacienda, al contrario, en estos casos la Administración es bastante benévola. Primero porque no hay recaudación jugosa y, segundo, porque comprende que los errores son debidos muchas veces a la falta de preparación. Incluso en federaciones deportivas con un buen número de asociados falta una profesionalización de la gestión”.

Esta falta de profesionalización abre la puerta, reconoce Hernández, a casos de corrupción en federaciones deportivas, algo de lo que últimamente también hemos oído hablar. “La propia falta de profesionalización provoca falta de control interno. Y el control externo, llega tarde. Los delitos más comunes son estafas a terceros y apropiaciones indebidas”.

Precisamente, el primer encuentro de la Asociación de Derecho Deportivo de Madrid también abordó la cuestión de la ética. “Dentro del deporte, y especialmente del fútbol, se produce mucha falta de lealtad. Cuando hay algún tipo de problema federativo, la gente desaparece”, explica Reyes Bellver. “Lo estamos viendo en este tiempo con Villar [expresidente de la Federación Española de Fútbol]: los que le habían apoyado, han desaparecido. Hay mucha falta de lealtad y eso choca frontalmente con los valores del deporte. Esta falta de ética la quieren tapar luego creando códigos de buen gobierno. ¿Para qué? Si no los aplican”, remacha Bellver.

Sobre el autor

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo