¿Hasta que punto se puede registrar un gesto de mano como una marca?

Publicado el Miércoles, 2 agosto 2017

Rob Davey, Senior Director, Global Services de CompuMark, de Clarivate Analytics.

Si alguna vez has visto un concierto de heavy metal, es probable que al menos una vez hayas visto a alguien con la mano en alto, el índice y el dedo meñique apuntando hacia arriba y el pulgar perpendicular. Es un gesto común que muchas personas conocen como los ‘cuernos del diablo’, y también es el gesto de lenguaje de signos americano (ASL) para ‘Te amo’, pero una ex estrella de rock intento regístralo recientemente como marca.

Rob Davey, Senior Director, Global Services de CompuMark, de Clarivate Analytics

Rob Davey, Senior Director, Global Services de CompuMark, de Clarivate Analytics

El pasado junio, Gene Simmons de la banda de glam rock KISS presentó una solicitud de marca del gesto del cuerno del diablo gesto sobre la base de “entretenimiento, más concretamente, actuaciones en vivo de un artista musical; apariciones personales de un artista musical “. Según el mismo Simmons, la primera vez que se utilizó el conocido gesto de la mano fue el 14 de noviembre de 1974, en un concierto de KISS: ‘Hotter Than Hell Tour’.

Esta actuación por parte de Simmons – que también posee la marca registrada de la famosa imagen de un monedero con el un signo del dólar, recibió como era de esperar una reacción considerable, no solo por aquellos que piensan que el gesto del cuerno del diablo es demasiado genérico ser registrado por un solo individuo, sino también por aquellos que piensan que Simmons trata de aprovechar en su favor una de las frases más utilizadas en el ASL.

Pero antes de que la polémica sobre esta historia pudiera desaparecer, Simmons anunció que iba a abandonar la idea y retirar la solicitud de registro apenas dos semanas antes de que se presentara. Aunque las razones no se han confirmado, seguramente influye que la reacción tan negativa del público no le hubiese ayudado en este caso. Pero ¿es fácil registrar un gesto de mano como marca o no?, ¿se ha logrado hacer antes?

En pocas palabras, el gesto de una mano nunca puede ser una marca registrada por si mismo. Simplemente no encaja en los criterios de la mayoría de las oficinas de marcas registradas y sería imposible impedir que el público hiciera tales gestos sobre la base de que ha sido registrado como una marca por otra persona.

La única manera de que un gesto de una mano pudiese ser una marca registrada sería que el público pudiese instantáneamente relacionarlo con la persona o personas que solicitan la marca. Esto obviamente no es el caso que nos ocupa, ya que el gesto del cuerno del diablo ha sido utilizado durante décadas por toda clase de bandas e individuos.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea imposible registrar un gesto como marca. En 1996, el luchador profesional estadounidense Diamond Dallas creó el gesto de la “diamond cutter” (“la cortadora de diamantes”) – que implicaba unir los pulgares y los dedos índices en cada mano para crear una forma de diamante y luego lo registró como marca con éxito. Cuando el rapero Jay Z adoptó un gesto similar hace casi una década, Diamond Dallas presentó una demanda contra él por violación de marca registrada, y el caso fue finalmente resuelto fuera de los tribunales por una cantidad de dinero no revelada.

Por lo tanto, aunque los gestos de las manos pueden ser teóricamente registrados como marca, es muy complicado y tiene que darse el caso que dicho gesto sea totalmente sinónimo del solicitante de dicho registro. A pesar de la relevancia del solicitante, estas son aguas revueltas para entrar y los esfuerzos que se necesitan para intentarlo pueden superar, a menudo, los beneficios. Esto es algo que Simmons parece haber aprendido de su reciente intento.

 

Sobre el autor

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo