Llegan las Certificaciones para Legal Project Managers

Publicado el Martes, 9 mayo 2017

Anna Marra.

El Legal Project Management es la aplicación de conocimientos, técnicas y habilidades propias de la disciplina del Project Management a la práctica legal. Este enfoque nace en un entorno anglosajón (principalmente Estados Unidos, Canadá y Australia) en 2008-2009, los que en el sector legal se llegó a definir como la Gran Recesión.

Anna Marra, Project Manager & Consultant

Anna Marra, Project Manager & Consultant

Desde entonces, ha sido un camino complicado pero firme y atrevido para demonstrar que el Project management no iba a amenazar la profesión, sino a fortalecerla y a ofrecerle una nueva ventaja competitiva que apostaba no solo por el servicio jurídico de más calidad, sino para el más eficiente. En realidad, se crea circulo virtuoso porque la eficiencia impulsa a su vez la calidad también propiamente jurídica del servicio ofrecido, con mayor satisfacción tanto del despacho como de los clientes.

En estos años he escrito y circulado muchos artículos que iban siguiendo y fomentando la evolución del Legal Project Management en España, monitoreando los avances en el exterior de las firmas excelentes y de las asesorías jurídicas más innovadora. Hemos podido ver como lentamente el mercado iba buscando nuevos perfiles profesionales, como el Legal Project Manager o el Director de la Oficina de Proyectos Jurídicos (LPMO). También, hemos apreciado una mayor inversión en los que es formación y consultoría sobre el LPM, y hemos llegado a lanzar, hace unos días, la 6ª Edición del Programa de Legal Project Management en el Instituto de Empresa (IE Law School), demostrando que aquella idea “fuera de las normas” que tuvimos en 2011 es ahora un proyecto formativo de éxito que se repercute en la demanda y oferta de empleo en el sector.

Sin embargo, algo faltaba en esta revolución tan espontanea. ¿Quién es realmente el legal Project manager? ¿Cómo se caracteriza este perfil profesional? ¿Cómo distingue el mercado entre profesionales formados en LPM? ¿Con qué criterios? ¿Cuáles conocimientos y habilidades son necesarias para asumir el título? Y ¿Qué entendemos realmente por LPM? Todos los que trabajábamos en eso estábamos creciendo y coleccionando experiencias sin disponer de antemano de denominadores comunes o, mejor dicho, sin compartir y crear una base común.

Ha sido una reflexión espontanea, un crecimiento necesario porque se percibía un cambio en el sector con respecto a la demanda y una correspondiente desviación en la oferta tradicional existente que impulsaba hacía la innovación y la búsqueda de eficiencia y optimización. Esta reflexión sigue en pie, porque el LPM no deja de ser un gran laboratorio de innovación y eficiencia en el que los Despachos experimentan, testan, prototipan, fracasan y aciertan. Sin embargo, hacía falta un esfuerzo a nivel teórico que pudiera darnos una visión más acertada y fiel de lo que se estaba haciendo.

Recientemente el Business Education Institute en Australia ha involucrado a profesionales que lideran proyectos legales en 9 países diferentes en un estudio/encuesta internacional cuyo resultado principal fue comprobar que existe una aplicación descoordinada y muy personalizada del LPM, que hace complicadas tanto la apreciación del perfil del LPmanager en el mercado como la decisión de Despachos y Asesorías Jurídicas in house de asumir este nuevo enfoque.

Al hilo de esta conclusión, se ha constituido el International Institute of Legal Project Management (IILPM), con sede en Perth, Australia Occidental, que cuenta con el apoyo de una red de Proveedores de Capacitación Acreditados LPM (ATM) en Estados Unidos, Reino Unido, Australia y – me alegra decir – España.

El IILPM, en colaboración con el Business Education Institute, gracias a un estudio internacional de las competencias de los profesionales que ha contado con la participación de los principales expertos del sector, ha publicado el primer estándar a nivel mundial de competencias clave para guiar a las universidades, escuelas de negocio y organizaciones de formación en el desarrollo de la calidad de la educación legal de gestión de proyectos (LPM Competency Framework). Según Todd Hutchison, Presidente del IILPM y CEO de Peopleistic Pty, “hasta ahora no ha habido estándares o competencias mundiales que guíen la educación en LPM, y los bufetes de abogados han sido incapaces de evaluar adecuadamente a los proveedores de capacitación o validar las habilidades de los empleados basándose en un estándar mundial reconocido. Por eso hemos reunidos a los principales expertos en el tema y dirigido nuestros esfuerzos en la creación de un estándar global de competencias”.

En función de este Global LPM Standard, el IILPM ha identificado dos certificaciones oficiales para Legal Project Managers:

  • Legal Project Associate (LPA), para lo que desarrollan un rol de soporte en la gestión de proyectos legales,
  • y la certificación Legal Project Practitioner (LPP), para los que dirigen proyectos jurídicos.

Para certificarse es necesarios recibir la formación por un Accredited Training Provider (ATP- LPM).

El modelo de competencia global ayudará a los bufetes de abogados y a los head hunters en la selección de LPManagers, en el desarrollo de la formación de sus abogados en LPM, y en la selección de los proveedores de capacitación.

Se trata de una iniciativa que como Councillor del IILPM he podido apoyar con entusiasmo desde el primer momento, y que genera mayor transparencia y confianza en una nueva manera de vivir la práctica legal.

Sobre el autor

La redacción de Lawyerpress NOTICIAS la componen periodistas de reconocido prestigio y experiencia profesional. Encabezado por Hans A. Böck como Editor y codirigido por Núria Ribas. Nos puede contactar en redaccion@lawyerpress.com y seguirnos en Twitter en @newsjuridicas

Comenta el articulo