Patentar en España, por fin, a nivel europeo

Publicado el Viernes, 31 marzo 2017

patent

Por Núria Ribas (@oikit)

Este 1 de abril entra en vigor la nueva Ley de Patentes que sitúa a España en la órbita de la normativa europea. Más exigencia en las concesiones y más cancha para los modelos de utilidad. Algunos sectores intensivos en generación de patentes no lo acaban de ver claro pero los expertos aseguran que mejorará el ecosistema innovador y que las reticencias se basan en una zona de confort instalada en el mundo de la patente que ya no tiene cabida en el contexto internacional.

En este sentido, son varias las novedades que trae esta Ley 24/2015 de 24 de julio (aunque algunas voces se quejan de que, como otras veces, entra en vigor sin estar acompañada de un reglamento explícito) y que las empresas deberán tener en cuenta a partir de ahora. Sin duda, la más destacada es que todas las solicitudes de patente se tramitarán bajo el procedimiento de concesión con examen sustantivo.

Se trata de reforzar la seguridad jurídica de los titulares”, explica Juan Pedro Vallejo, jefe del Departamento de Patentes de Balder.La implantación de un sistema único de concesión de patentes mediante examen sustantivo es quizás la más relevante para reforzar esta seguridad, pero también hemos de destacar la supresión del concepto de novedad relativa de los modelos de utilidad, la actualización de las disposiciones relativas a las invenciones laborales o la integración de las normas de aplicación de la vía europea y la vía internacional para la protección de invenciones en nuestro país”.

Vallejo también apunta en este sentido la incorporación expresa de los Certificados Complementarios de Protección o la regulación de un procedimiento de revocación o limitación de la patente a instancias del titular. “Y eso es solo una de las tres patas que busca reformar la nueva ley”, explica el responsable de patentes de Balder. “También se busca aproximar la legislación nacional al escenario internacional actual y simplificar, flexibilizar, agilizar y, por ende, fomentar la protección de la innovación tecnológica en nuestro país mediante la obtención de patentes”.

Visto lo visto, parecería que la ya casi antigua Ley de Patentes que deja de tener valor mañana 1 de abril era un auténtico desastre.  La propia Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), en su página web y comentando la nueva ley, asegura que “esta nueva ley establece un marco legal que prima la actividad verdaderamente inventiva y novedosa (…) y mejorará la imagen de la patente española”.

Es cierto que no tenía sentido que se concedieran patentes que no tenían altura inventiva o que no fueran innovadoras”, corrobora Patricia Ramos, directora de Patentes en Pons IP. “Y sobre todo, lo que dice también la OEPM, es que ahora no conviven solo solicitudes que hayan sido solicitadas en España por españoles, sino que muchas ya se han solicitado en Europa y que se han valido en España, o que viene del sistema PCT, conviven con las nuestras, y esas sí que han pasado un examen, sí que son más rigurosas”.

Más novedades

Respecto a estos requisitos que restringen la aparente laxitud que hasta ahora subyacía en la concesión de patentes también destaca que el incumplimiento con el requisito de presentar ante la OEPM una solicitud de patente europea o internacional para una invención realizada en España que no reivindique prioridad implicará que la patente no tendrá efectos en nuestro país.

Las exenciones y bonificaciones a la hora de presentar una patente han sido otro de los caballos de batalla durante la tramitación parlamentaria de la nueva ley. Y al final, la cosa ha quedado con que las Universidades Públicas pierden su exención a la hora de pagar las tasas oficiales, pero podrán solicitar reducciones del 50% e incluso del 100% en caso de que las invenciones sean explotadas comercialmente. En el caso de particulares y pymes, disfrutarán de un 50% de reducción en las tasas de solicitud, búsqueda y examen, así como en las anualidades de los tres primeros años. Además, se suprime el pago de las tasas de concesión.

Por su parte, los llamados modelos de utilidad (la figura jurídica que protege invenciones con menor rango inventivo que las protegidas por las patentes, según la OEPM) también se ven sustancialmente modificados en la nueva ley. Por un lado, ganan en exigencia: ya no valdrá esgrimir una ‘novedad relativa’, deberá ser ‘novedad absoluta’. “Pero del otro lado, se amplía el campo de acción”, explican desde Balder. “A partir de ahora, el objeto de las invenciones que pueden ser protegidas como modelo de utilidad, es decir, con trámite sin examen sustantivo, se amplía a cualquier producto o composición, incluyendo productos químicos”. Pero, atención, se excluye materia biológica o sustancias y composiciones farmacéuticas.

Consulte el texto íntegro de la Ley publicado en el BOE, aquí

Sobre el autor

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo