La inverosímil supervivencia de las Leyes de Seguridad Ciudadana

Publicado el Miércoles, 22 marzo 2017

ley mordaza

La Ley de Seguridad Ciudadana, la llamada ‘Ley Mordaza’, aprobada por el Gobierno del PP en julio de 2015 tras trece meses de tramitación parlamentaria y gracias a la mayoría absoluta de los populares, tiene los días contados. Ayer, perdida esta mayoría, el PP vio como toda la oposición aceptaba a trámite dos Proposiciones de Ley (del PSOE y del PNV) para empezar a desmantelar una de las leyes más polémicas de la pasada legislatura.

Cuestionada por organismos internacionales como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o la propia Organización Internacional del Trabajo, la ‘Ley Mordaza’ auspiciada por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz, ponía trabas – e importantes sanciones – al ejercicio de varios derechos fundamentales como el de manifestación, el de información y el de huelga, criminalizando a amplios sectores de la sociedad como sindicalistas, periodistas o manifestantes.

Solo los votos del PP, entonces mayoritario (junto con sus escuderos de UPN), permitieron que se aprobase una ley que venía a sustituir a la llamada ‘Ley Corcuera’. La antigua Ley de Seguridad Ciudadana, impulsada por el titular de Interior socialista en 1991, José Luis Corcuera, tampoco se libró de la polémica, especialmente en artículos como los que avalaban la entrada de las fuerzas de seguridad en un domicilio sin previo aviso, lo que se conoció como ‘patada en la puerta’. Es curioso como en el debate final de aprobación de la ley, el ponente del PP, entonces en la oposición, Federico Trillo, le espetó a Corcuera: “La gente tiene miedo ante la Ley de Seguridad Ciudadana, y usted tiene ira. Guárdesela”. Más o menos el mismo argumento que la oposición en pleno usó para la ley que vino a sustituir a la ‘ley Corcuera’ en 2015. Las leyes de Seguridad Ciudadana, a pesar de su nombre, no parecen concitar nunca demasiada tranquilidad en la mayoría de la sociedad cuando, como siempre sucede en España, no son aprobadas por consenso.

¿A vueltas con la ‘Ley Corcuera’?

La paradoja es que cuando una ley se deroga, automáticamente entra en vigor la ley anterior a la derogada, para evitar un vacío legal. Así que el periodo de presentación de enmiendas a las propuestas del PSOE y del PNV que se abre a partir de hoy es de vital importancia si no se quiere volver íntegramente a la ‘Ley Corcuera’ (en 1991, además del PP, votaron en contra de esta ley Izquierda Unida, el desaparecido CDS y algunos diputados del Grupo Mixto).

Hemos votado a favor de las propuestas del PSOE y del PNV para derogar la ‘Ley Mordaza’ pero no para retroceder a la ‘Ley Corcuera’”, enfatiza Irene Montero, portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem- En Marea. “Lo que queremos es que no se vulneren derechos fundamentales como el de la información o de manifestación, entre otros. Plantearemos una serie de enmiendas para blindar todos estos derechos”.

Desde el PSOE, cuya Proposición de Ley concitó menos apoyos que la del PNV (la del grupo vasco propone derogar no toda la ley sino unos 50 de sus artículos), aseguran que “vamos a empezar a quitar la mordaza que el Gobierno del PP quiso ponerle a sindicalistas, manifestantes y periodistas. Para siempre”, remacha Antonio Hernando, portavoz de los socialistas en el Congreso.

El PP, por su parte, consciente de su debilidad en la Cámara Baja, además de afearle a Ciudadanos que una vez le haya retirado su apoyo en cuestiones puntuales como esta, aseguran estar dispuestos a “analizar qué cosas han funcionado y cuáles no. Pero las derogaciones sin proponer alternativa no conducen a nada. Es volver al pasado”, avisa Rafael Hernando, portavoz popular en el Congreso. Y siguen defendiendo la ley, argumentando que fue un buen paso para “aligerar” los juzgados: “Aprobamos una buena Ley de Seguridad Ciudadana. Muchas cosas que antes eran consideradas faltas pasaron a ser sanciones administrativas para desmasificar los juzgados, por ejemplo”. Los populares también presentarán una batería de enmiendas a las proposiciones tomadas en consideración ayer para intentar salvar el máximo de articulado de la actual ley.

Sobre el autor

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo