¿Por qué es recomendable la custodia compartida?

Publicado el Martes, 7 marzo 2017

Sergio Lusilla, Sodio Director de Pluslegal Abogados.

En los casos de rupturas de parejas, cuando hay menores de por medio, los progenitores, legisladores y también los abogados queremos que los niños vivan el cambio de la manera más natural y sana posible. Por ello, desde Pluslegal Abogados defendemos la importancia de la custodia compartida.

Sergio Lusilla - Socio Director de Pluslegal

Sergio Lusilla – Socio Director de Pluslegal

Sin sentimientos negativos

Desde nuestra experiencia, hemos detectado que tras un divorcio o separación es muy frecuente que los menores experimenten sensaciones como miedo al abandono, de culpa… La custodia compartida permite un modo de vida muy similar al que se llevaba hasta la ruptura, por ello estas sensaciones no afloran con tanta virulencia.

Ruptura menos traumática

La custodia compartida, como decimos, evita cambios drásticos en la vida del menor. De hecho, garantiza que ambos progenitores cuiden del niño, lo que posibilita que el menor disfrute de ambos padres y no viva como un trauma la separación.

Estabilidad

Está demostrado que mantener un contacto continuado de los menores con ambos progenitores, impide que los niños pierdan sus figuras de seguridad y apego e incrementa la autoestima de los hijos. La custodia compartida crea lazos afectivos estables y estrechos con ambos progenitores y ambas familias, una mayor estabilidad emocional y una mayor autoestima y confianza en sí mismos. En sí la vida de la mayoría de los menores es ya una custodia compartida porque por motivos laborales de los progenitores pasan tiempo con el padre, con la madre, con la familia paterna, con la materna… todos se involucran en la vida y desarrollo del menor.

Derechos y responsabilidades

La custodia compartida implica un reparto equilibrado de las tareas y obligaciones propias de los padres en relación con sus hijos como algo normal y natural, lo que implanta en los menores la idea de igualdad de sexos.

Además, fomenta la colaboración entre los padres, al tomar decisiones entre ambos; y evita problemas económicos, al ser cada uno el que deba asumir los gastos de los hijos durante la estancia con ellos y los gastos ordinarios se abonan al cincuenta por ciento o como se establezca en la Sentencia o de común acuerdo.

Sobre el autor

Comenta el articulo