Argentina, la nueva promesa para empresas… y bufetes

Publicado el Martes, 7 marzo 2017
Mauricio_Macri_13

Mauricio Macri, presidente argentino desde diciembre de 2015

España es el segundo inversor en Argentina, solo tras los Estados Unidos. El stock de inversión ascendía a los casi 6.500 millones de euros, según los últimos datos disponibles, y más de 200 empresas españolas ya están instaladas y consolidadas en el país sudamericano. Las cifras son más que positivas pero, aún así, la reticencia a invertir era palpable – hasta ahora- entre el tejido empresarial español. Quizás no de cara a la galería pero sí en pequeños detalles. Por ejemplo, solo tres bufetes españoles tienen sede en Buenos Aires. Revelador. “Muchas empresas españolas operan en Argentina pero con ‘domicilio’ en Chile, infinitamente más seguro jurídicamente que su vecino”, explican fuentes del sector legal.

Ahora, el panorama está cambiando. La victoria de Mauricio Macri, que asumió el poder en diciembre de 2015, parece estar contrarrestando las suspicacias respecto a las garantías jurídicas que una empresa puede tener a la hora de invertir en Argentina. Bufetes españoles como Garrigues, ampliamente implantado en Latinoamérica pero que hasta ahora había esquivado asentarse en Buenos Aires, están en proceso de abrir delegación en la capital argentina “más pronto que tarde”.

¿Qué ha cambiado en apenas un año? El encuentro empresarial hispano-argentino celebrado en Madrid hace apenas unos días da una idea de la magnitud del cambio experimentado en las políticas de atracción de inversión extranjera que el Gobierno Macri está desarrollando. Argentina quiere impulsar el acuerdo Mercosur-UE y la estrategia pasa por ser el interlocutor de la parte latina. España, se posiciona para serlo de la contraparte europea.

En este sentido, la Administración Macri ha dejado meridianamente claro el cambio de rumbo respecto el antiguo Gobierno de Cristina Fernández – y el anterior de Néstor Kirchner – con leyes como la Ley de Asociación Público-Privada. “Esa es la ley que da garantías a las empresas españolas, aunque cambie el Gobierno, da seguridad jurídica, una corte de arbitraje, etc”, explicaba la Secretaria de Estado de Comercio española, Marisa Poncela García, durante el encuentro hispano-argentino. “Tenemos recorrido en nuestra relación con Argentina. Las exportaciones están bien pero pueden aumentar, igual que las importaciones y las inversiones. España no es un inversor de corto recorrido, nos comprometemos con el país. Y Argentina es hoy un país más atractivo que hace dos años”.

Así, España va a poner toda su caballería institucional en materia de comercio internacional al servicio de la relación bilateral con Argentina. Desde el CESCE hasta la Cámara de Comercio Española, pasando por el ICEX, el ICO y COFIDES están alineando su estrategia para impulsar el comercio y la inversión bilateral.

Luego de doce años de gobiernos focalizados en la regulación, la gestión del presidente Macri se ha centrado en la liberalización del comercio y en la desregulación. Se han sincerado los precios y se han transparentado los indicadores que toda empresa precisa analizar para invertir y desarrollar sus negocios. Asimismo, la tasa de interés ha caído a valores homologables con el resto el mundo y el sistema financiero ha regresado a la solvencia y fortaleza que eran habituales en Argentina”, explican desde Cremades & Calvo-Sotelo. Este bufete es uno de los tres despachos españoles que sí han mantenido presencia en Buenos Aires desde hace años. Y ven muy claro el cambio de rumbo que ha marcado Macri: “Está reduciendo la carga fiscal, y estrechando los plazos para las tramitaciones administrativas de las sociedades. Y, además, a fin de aumentar la seguridad jurídica del país, el nuevo Gobierno ha creado una Agencia de Atracción de Inversiones que ayuda a las empresas extranjeras a encontrar su socio local”.

 

 

Sobre el autor

Periodista. Más de 20 años de experiencia en medios escritos y en comunicación política y corporativa. Periodismo jurídico, económico, político y cultural. Veraz siempre; parcial, también. @oikit

Comenta el articulo