Santiago Mediano: “Nos convertimos en uno más en el equipo de nuestros clientes.”

Publicado el Domingo, 5 febrero 2017
Santiago-Mediano

Santiago Mediano, presidente de Santiago Mediano Abogados

Santiago Mediano  es un emprendedor cuyo despacho se califica de diferente y que entre otras cosas de distinción tiene una oficina en Lisboa y México. Santiago Mediano Abogados es uno de estos despachos de tamaño mediano que compite en un segmento difícil y muy concurrido y que está pegando muy fuerte.

Lawyerpress (LP): En Lawyerpress acabamos de publicar nuestro Informe de Marketing Jurídico 2017 y una de las conclusiones contundentes es que sigue aumentando la competitividad y la competencia en el mercado legal español. Con lo cual la primera pregunta va por ahí. ¿Cómo perciben en Santiago Mediano Abogados el clima del mercado legal ahora mismo?

Santiago Mediano (SM): El mercado legal es un mercado realmente muy maduro. Existen profesionales y empresas muy establecidas desde hace muchos años y efectivamente el nivel de competencia es muy grande. Esto en realidad redunda en beneficio de todos, porque nos obliga a todos los abogados a estar totalmente al día, no solo en cuestiones jurídicas, sino en una constante mejora de nuestros servicios, en la mejora de nuestra estructura de coste y en la mejora de nuestro quehacer a las verdaderas necesidades de los clientes.

LP: Vosotros tenéis diferentes despachos fuera de España. ¿La internacionalización puede ser una buena oportunidad para los despachos españoles y cómo ha funcionado en vuestra firma en forma más concreta?

SM: Para nosotros la internacionalización no es sólo una oportunidad, es casi un requisito y desde luego desde la creación de Santiago Mediano Abogados ha estado en nuestro ADN y forma parte de nuestra manera de ser.

No en vano, nosotros no somos desde luego solo abogados españoles sino que tenemos ahora mismo 3 oficinas una en Madrid, una en Lisboa y otra en la Ciudad de México. Pero no solo tenemos estas tres nacionalidades entre los profesionales que prestan sus servicios en nuestro despacho.

Tenemos profesionales de origen de otros países de Europa, como Suiza, Reino Unido, Francia, Portugal y México. Pero también algún otro país de Latinoamérica como Cuba o la República Dominicana.

Esta internacionalización, esta micro ONU que tenemos, ha permitido enriquecernos y ofrecer a nuestros clientes perspectivas muy interesantes, no solo sobre el marco jurídico en el que se desarrolla sus actividades, sino incluso mucho más allá.

El  modelo de negocio en sus diferentes sectores, como están haciendo otras cosas, que casos de éxito hemos conocido, que casos de fracaso y esto nos permite añadir un valor a nuestros servicios. Es ir mucho más allá de lo que es la profesión tradicional del abogado, el asesorar en derecho y el llevar litigios. Nos convertirnos en uno más en el equipo que desarrolla y que lleva adelante los objetivos de nuestros clientes

LP: Estáis especializados en derecho de empresa. ¿Domináis más unos sectores que otros?

SM: Desde luego todos nuestros profesionales se especializan en alguna rama del derecho, en algún sector concreto. Como despacho nuestra vocación es ser un one stop shop, es decir un cliente que desea hacer negocios allí donde estamos pude encontrar en nuestros profesionales el especialista que necesita para cada aspecto de lo que está llevando adelante.

Si es cierto que en ciertos mercados, en ciertos sectores somos especialmente conocidos, por la propiedad intelectual, el derecho de las tecnologías de la información, pero también en ámbitos como el derecho aeronáutico y el aeroportuario, turismo, bancario. Efectivamente, estos sectores y estos mercados son ámbitos en los que somos especialmente activos y presentes.

LP: Nos ha llamado especialmente la atención que teneis un área dedicado a inteligencia artificial, robótica y realidad virtual. Usted encabeza esa área. ¡Cuéntenos qué tipo de actividades desarrolláis en éste departamento de Santiago Mediano!

SM: Bueno nosotros detectamos ya hace tiempo esta nueva realidad, porque no creo que se pueda acotar bajo el nombre de sector ni siquiera industria.

Esta nueva realidad va a traer no sólo unos cambios sociales y económicos y jurídicos sino es verdaderamente una revolución en nuestras vidas. Todo esto va  acompañado de desafíos legales no solo afectan a las empresas que operan en estos mercados. También las personas vamos a tener que afrontar nuevas situaciones.

Desde que detectamos esta situación, encabezamos un movimiento que implica a otros profesionales y profesionales de importantes despachos españoles nacionales y extranjeros en la constitución de una asociación se llama Lawbotics, que tengo el honor de presidir.

Es una asociación que se dedica a analizar desde el punto de vista jurídico, cuáles son los retos a los que la sociedad se tiene que enfrentar con la penetración de la robótica, la realidad virtual y la inteligencia artificial en nuestras vidas.

Además tenemos clientes que ya operan en estos ámbitos, desde la necesidad por ejemplo de analizar cómo va a ser la relación de la gestión de los datos que se va a entremezclar con los coches auto conducidos  o con el llamado internet de las cosas, como esas luminarias que se va a instalar en cualquier sitio en casas, hospitales, oficinas que van a  detectar cuáles son las necesidades que tienen las personas y las van a transmitir por vía de telecomunicaciones ajustando el espectro lumínico a esas necesidades, hasta  la operación de drones, la fabricación de todo tipo de robots para el uso en el ámbito doméstico o de la empresa, las relaciones laborales, la seguridad social.

Estamos activos analizando lo que va a suceder y como esto ya está generando los primeros problemas jurídicos que efectivamente hay que abordar con nuevas disciplinas.

LP: Que lo hemos visto en algunos titulares como cosas de UBER pero yo me imagino que ya en los próximos meses nos va a venir mucho más encima. La última, última, muy brevemente, siempre le pedimos a los abogados que saquen su bola de cristal y nos cuenten como va a ser un despacho de abogados dentro de 10 años.

SM: Un despacho de abogados va a seguir siendo un despacho de abogados en 10 años, pero lo que va a cambiar, desde mi punto de vista mucho, es la relación entre el abogado y el cliente. Ya ha cambiado mucho y efectivamente va a seguir cambiando. Nuestra apuesta, y una apuesta que hasta la fecha ha sido de éxito, es que el despacho va a estar más integrado en los equipos y en las oficinas de nuestros clientes donde vamos a pasar más tiempo que en nuestro propio despacho.

 

Sobre el autor

Editor y Director de Lawyerpress. Fundador del grupo Lawyerpress. Periodista con más de 30 años de experiencia en medios nacionales e internacionales. Idiomas: Español, alemán, inglés. Correo electónico: hab@lawyerpress.com y Twitter @LP_hans

Comenta el articulo