A vueltas con las tasas y la Constitución

Publicado el Lunes, 1 agosto 2016
Hans A. Böck, fundador de Lawyerpress

Hans A. Böck, fundador de Lawyerpress

Hans A Böck – blog: Un poco de cada.

Muchos empresarios pequeños se estarán mordiendo las uñas, habrán subido por las paredes o simplemente ya no saben lo que hay que pensar sobre nuestra Justicia y los políticos que la deberían organizar.

El varapalo al Ministerio de Justicia que acaba dar el Tribunal Constitucional es de una categoría de “terremoto”. Durante más de 4 años hemos sufrido la aplicación de tasas a PYMEs y pequeñas empresas, que han limitado su acceso a la Justicia de forma drástica.

Primero no sabe nadie que ha pasado con el importe recaudado porque a la Justicia no ha revertido. Y el daño causado a las empresas por no poder afrontar los gastos de las tasas y defender sus derechos: ¿quién lo calcula y quién lo puede restaurar?

Estamos todos de acuerdo que la Justicia no es gratuita: los jueces cobran, los abogados cobran, los procuradores cobran, los funcionarios de los juzgados cobran y los juzgados necesitan luz, calefacción, algún que otro ordenador, etc.

Nuestro ordenamiento social, político y jurídico optó por no repercutir los costes a los ciudadanos y empresas de forma directa, porque sufragamos el presupuesto de la Justicia entre todos con los impuestos. Un sistema válido y aceptado. Y ahora confirmado por el Tribunal Constitucional.

Recordamos que en países como Reino Unido casi un 30% de los ciudadanos no puede acceder a la Justicia porque hay tasas y hay que pagar a un abogado. Eso no lo queremos en España y no es factible según el TC.

Púes ahora bien, si queremos una Justicia de calidad, rápida y eficaz, habrá que invertir. Y en los tiempos de la transformación digital habrá que invertir mucho. LexNET habrá sido un primer paso, pero queda mucho por modernizar y digitalizar en la Justicia en beneficio de los ciudadanos, no olvidemos éste objetivo.

Los empresarios deberíamos demandar al Ministerio de Justicia para que nos reparen el daño causado por no haber podido presentar una demanda o recurrir algún fallo. El Ministro de Justicia debería ofrecer una disculpa y presentar su dimisión como responsable del Ministerio y el partido del Gobierno debe explicaciones a todos los ciudadanos porque ha cambiado las reglas de la democracia en contra de lo que establece nuestra constitución.

Se me antoja difícil poder actuar contra lo que denominan “actividades inconstitucionales” cuando uno mismo no respeta la Carta Magna.

¡Un desastre!

Sobre el autor

Editor y Director de Lawyerpress. Fundador del grupo Lawyerpress. Periodista con más de 30 años de experiencia en medios nacionales e internacionales. Idiomas: Español, alemán, inglés. Correo electónico: hab@lawyerpress.com y Twitter @LP_hans

Comenta el articulo